La búsqueda de la equidad de género nos puede polarizar, como sociedad

La búsqueda de la equidad de género nos puede polarizar, como sociedad

La igualdad de género no es un lujo, sino una necesidad para cualquier sociedad que aspire a ser verdaderamente humanista. Todavía vivimos en un mundo donde a las mujeres se les niegan sistemáticamente oportunidades y derechos que los hombres dan por sentado.

Sin embargo, la búsqueda de la equidad de género nos puede polarizar, como sociedad.

Uno de los motivos es que para lograr la equidad de género, es necesaria una reevaluación de los roles sociales tradicionales y las dinámicas de poder, lo que puede resultar incómodo para algunas personas. Esta reevaluación de roles puede generar resistencia por parte de aquellas personas que se benefician del sistema actual y pueden no querer renunciar a su privilegio o poder.

La búsqueda de la equidad de género toca creencias y normas culturales profundamente arraigadas. Algunas personas pueden no creer que la igualdad es necesaria, o pueden creer que va en contra de los valores tradicionales.

Además, la igualdad de género plantea la cuestión de la asignación de recursos, lo que significa que algunas personas pueden sentir que se les pide que renuncien a algo para lograr la igualdad.

A veces, no logramos comunicar bien la conexión entre la igualdad de género y otros temas (crecimiento económico, reducción de la pobreza, cuidado del ambiente, estabilidad social) y transmitir su importancia.

Lograr la igualdad de género es un paso esencial para crear una sociedad más equitativa, próspera y sostenible para todos. No se trata solamente de abordar la discriminación y la injusticia hacia las mujeres, sino de crear una sociedad en la que todas las personas puedan desarrollar plenamente su potencial, independientemente de su género. 

#VamosQueSePuede