Creatividad, innovación, productividad

nube de palabras

Creatividad, innovación, productividad

El viernes 14 de mayo de 2021, el Cr Ricardo Pascale presentó su libro «Del freno al impulso«. Como fue de manera virtual, pude asistir a la presentación, que se transmitió vía YouTube.

Hago una disgresión: ¡gracias a mi amiga María, que siempre me avisa de eventos interesantes! 

En la presentación, moderada por Daniela Hirschfeld (a quien tuve el gusto de conocer durante la conferencia de mujeres en ciencia de datos) el rector de la universidad, Ec. Rodrigo Arim habló sobre este nuevo aporte a la construcción del conocimiento y de la cultura. 

Arim plante que uno de los grandes desafíos de nuestro presente es cómo transformar el conocimiento en valor social agregado, cómo aplicar la innovación para resolver las problemáticas actuales que ponen en jaque nuestra capacidad para convivir en sociedad. Arim habló también de la necesidad de quitar el estigma al fracaso en los emprendimientos innovadores, ya que la innovación es en sí misma, riesgosa.

 

nube de palabras

Otro de los comentaristas fue el Dr Carlos Batthyány, director del Instituto Pasteur de Montevideo, que opinó que hay que apoyarse en la ciencia, en la tecnología y la innovación para evolucionar hacia una economía de conocimiento, hacia una sociedad más desarrollada, más justa, y con mayor bienestar. El Dr Batthyány cita textualmente a Pascale diciendo que 

«[… ] un país del futuro debe basarse en transformar los desarrollos de la ciencia, la tecnología y la innovación en bienes y servicios de alto valor agregado, de manera de permitirle al país empezar a cambiar su matriz productiva… «

En tercer lugar, el Cr Pascale presentó su libro, donde sostiene que Uruguay está bien parado en términos de las «causas fundamentales» del crecimiento económico: el rol de las instituciones, (las tangibles y las intangibles, como las políticas económicas, la cultura, el tratamiento del medio ambiente), así como los bajos índices de corrupción, y su alta capacidad de consenso. Pascale dice en su presentación que esas causas fundamentales son las que en el fondo alimentan las «causas próximas» (trabajo y capital) y las que permiten aprovechar el potencial del conocimiento  como factor contributivo a la innovación, a una mayor productividad, competitividad y a lograr más crecimiento y desarrollo económico. 

La presentación de ese libro está en línea con el tema que da título a esta nota: el pensamiento creativo y su rol como motor del progreso en una sociedad basada en el conocimiento. El conocimiento -las ideas aplicadas- hacen avanzar el mundo, desarrollan países y aumentan la calidad de vida de las personas. En general, muchas personas al mismo tiempo y en lugares diferentes podemos tener la misma idea. La implementación de esas ideas es lo que les da valor. Ahí es donde viene la creatividad, y donde se genera innovación. 

Si bien no todas las personas podemos ser inventoras, sí podemos tener herramientas para poder practicar nuestra creatividad y nuestra manera de resolver los problemas. La inteligencia artificial nos da la oportunidad de automatizar las tareas tediosas, y de pder concentrarnos en esas tareas que requieren de nuestro ingenio y capacidad de análisis.

Tenemos un taller de pensamiento creativo donde vamos  a practicar en equipo algunas de esas herramientas, ¡sumate!